Tizayuca, opción para ampliar aeropuerto internacional

20131003-085641.jpg

Tizayuca sigue siendo la mejor opción para el aeropuerto internacional alterno de la Ciudad de México, pues el asentamiento donde el gobierno federal pretende instalarlo, en Edomex, corre el riesgo de hundirse porque se encuentra sobre el último reducto del antiguo lago de Texcoco.

Así lo alertó Juan Carlos Robles Acosta, coordinador de la bancada del PAN en el Congreso local, quien señaló que la situación de ese acuífero es insostenible debido a la sobreexplotación en cantidades excesivas, sin dar oportunidad a su recuperación.

El legislador advirtió que en un futuro esta situación generaría el fenómeno de deshidratación de las arcillas y el hundimiento del suelo.

Robles Acosta reiteró que Tizayuca es la mejor opción para este proyecto, pues tampoco implica riesgos ecológicos ni humanos.

El mayor volumen de agua para la zona centro del país representa casi 70 por ciento y proviene de los acuíferos del Valle de México, mismos que se encuentra en una situación muy grave de sobreextracción, añadio.

“El lago de Texcoco es la principal zona de regulación con que se cuenta hasta ahora, si se pretende ocuparla para cualquier tipo de infraestructura sería, además de ilegal e inconstitucional, un verdadero acto irracional”, expresó.

Bajo ese panorama señaló que la Constitución protege los terrenos inundables de lagos y lagunas como
“inalienables e imprescriptibles”; mientras, la Ley de Aguas Nacionales los declara “depósitos naturales de aguas nacionales” y prohíbe que se autoricen construcciones en estas zonas y cambios de uso de suelo.

La construcción de un aeropuerto en Tizayuca y el proyecto Platah (que inició su edificación el viernes pasado), dijo, permitirán la consolidación de la entidad como un polo industrial para la zona centro del país.

Desde hace más de diez años el gobierno de Hidalgo diseñó un proyecto para la reubicación del aeropuerto Juan Guillermo Villasana, localizado en Pachuca, debido al incremento de accidentes, pérdida de operatividad y que las condiciones físicas del complejo son ya insuficientes para la zona
metropolitana.

La administración del exgobernador Manuel Ángel Núñez Soto presentó entonces el proyecto Aerópolis, para el cual se adquirieron mil 300 hectáreas con un endeudamiento vigente de más de 2 mil 450 millones de pesos.

Según el plan, Aerópolis generaría 300 mil empleos, aseguraría la competitividad del estado y del centro del país con una inversión superior a los mil millones de dólares.

“Dicho proyecto estaba planificado para terminarse en diez años, en 2015, pero hoy vemos que esto fue una promesa”, dijo el legislador panista.

Años después el entonces gobernador Miguel Osorio anunció la construcción de un aeropuerto de carga en Tizayuca en un lapso de 20 años.

Se dijo entonces que se construiría una nueva ciudad capaz de dar cabida a más de 300 mil familias a corto plazo y a más de un millón en dos décadas.

Fuente: Criterio Hidalgo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *