Adversas condiciones en Texcoco para construir el nuevo aeropuerto: expertos

nuevo-aeropuerto-de-la-cdmx

Investigadores del Centro de Ciencias de la Atmósfera y del Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) advirtieron que Texcoco tiene problemas de suelos erosivos, salinidad y hundimiento, que hacen de la zona donde se pretende construir el nuevo aeropuerto de la ciudad de México especialmente adversa para esa construcción.

A partir de una investigación, Arón Jazcilevich Diamant, del Centro de Ciencias de la Atmósfera, y Christina Siebe y Elizabeth Chávez, del Instituto de Geología, consideraron que, dadas estas condiciones, dicha construcción debería realizarse en un lugar menos adverso.

De acuerdo con los científicos, desde la desecación total del lago, los terrenos con suelos salinosos carecen de cobertura vegetal en gran porción de su superficie, lo que propicia la erosión eólica y la emisión de partículas, en detrimento de la calidad del aire de la ciudad de México y la salud de sus habitantes.

Plantearon que se requiere un ejercicio de planeación urbana, analizar opciones que puedan reducir la emisión de aeropartículas y aprovechar otros potenciales de uso, considerando las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías de energía renovable y rehabilitación de suelos.

Regeneración de suelos

Jazcilevich Diamant ha propuesto que el área se utilice para generar electricidad, producir energía a partir del uso conveniente de residuos y la regeneración de suelos, con lo cual se reduciría también el material particulado. Podría aprovecharse, explicó, para la producción de alimentos con el uso, por ejemplo, de nuevas tecnologías en invernaderos.

En publicaciones de la UNAM, a propósito de los resultados de la investigación, recordó que el Bordo Poniente, ubicado dentro de la zona federal del ex lago de Texcoco, ha sido dedicado al almacenamiento de residuos sólidos urbanos y recientemente para instalar la planta de composta de residuos orgánicos generados en el Distrito Federal.

Y si bien en los recientes años se ha logrado disminuir significativamente la cantidad de residuos que se llevan a confinar, si el área es destinada al nuevo aeropuerto será necesario considerar zonas alternativas para esa disposición y para la ubicación de la planta de composta.

Además de que el incremento de los residuos ha saturado algunos de los espacios de confinamiento y los que están en operación generan problemas de contaminación.

La Jornada en Linea

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *