Ordenan regresar a dueña un predio cedido para obras del nuevo aeropuerto

ob8-1024x683

La justicia federal ordenó a los poderes Ejecutivo y Legislativo mexiquenses reintegrar a María del Rosario Zedillo Méndez el predio Los Moños o Los Tlateles, localizado en Chimalhuacán, que había sido donado a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para las obras complementarias del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

El pasado 31 de marzo, el Segundo Tribunal Colegiado de Segundo Distrito con Residencia en Nezahualcóyotl resolvió el toca de revisión RA/382/2015-II “concediendo el amparo y protección de la justicia de la unión a la quejosa en contra de las autoridades y actos detallados”.

La sentencia enlistó como efectos dejar “insubsistente el decreto 297 del 19 de septiembre de 2014 expedido por el gobernador por lo que toca al predio de la quejosa”.

En el segundo resolutivo dispone que “las autoridades responsables devuelvan de manera inmediata y material… el predio a la quejosa”.

Este decreto publicado en la Gaceta de Gobierno, el 19 de septiembre de 2014, autoriza la desincorporación del inmueble, ubicado en los polígonos A y 1 B del exvaso de Texcoco y su donación al gobierno federal para que Conagua lo destine a la zona de mitigación del exvaso del Lago de Texcoco.

En la sentencia, el Tribunal ordena la devolución inmediata del inmueble ubicado en el barrio de San Juan de ese municipio, manzana 43, lote 26, zona 3, cuya superficie implica 9 mil 520 metros cuadrados.

Durante la sesión de la Diputación Permanente celebrada esta tarde, los legisladores acordaron la derogación del decreto avalado en la anterior Legislatura y promovido por el Ejecutivo.

La zona de mitigación del exvaso del Lago de Texcoco forma parte de las acciones y obras complementarias con motivo de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICIM).

El decreto derogado reconoce, en su exposición de motivos, que las casi mil hectáreas en cuestión tienen “vocación ecológica”.

También admite que el Poder Ejecutivo denominó, conforme a decreto promulgado el 4 de junio de 2001, esta zona como Área Natural Protegida con la categoría de Parque Estatal denominado “Ing. Gerardo Cruickshank García”.

No obstante, el 12 de septiembre de 2014 el gobierno estatal abrogó ese decreto con el propósito de desincorporar el terreno y donarlo a las obras complementarias de la terminal aérea.

Proceso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *