Encuentran más de 2 mil vestigios de diferentes épocas en Texcoco

1499112

Más de 2 mil piezas prehispánicas y de otra virreinal, entre figuras de deidades, vasijas, braceros, cerámica, líticos e instrumentos de obsidiana y restos óseos han sido rescatadas de diversas excavaciones y salvamentos realizados en el municipio de Texcoco en los últimos dos años.

Por su riqueza arqueológica de por lo menos cinco épocas, a menos de 50 centímetros de profundidad en todo el territorio de Texcoco se hallaron estos vestigios, que se busca queden a resguardo tanto del municipio, como de los vecinos que las encuentran cuando realizan obras en sus viviendas.

Gilberto Pérez Rico, coordinador del Proyecto de Salvamento del Centro INAH Estado de México, explicò que del 2014 a la fecha se han realizado ocho salvamentos arqueológicos realizados por investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en construcciones de Texcoco.

Una de ellas, una ofrenda dedicada al dios Ehécatl con al menos 35 figurillas de la deidad en diferentes representaciones, además de ornamentos de obsidiana, un entierro y figurillas femeninas, diosas del maíz y del agua.

La mayoría de los hallazgos se han realizado en la zona centro de Texcoco, la cual según los estudios que se ha realizado, se encuentra asentada en lo que fue la ciudad prehispánica Colhua; así como en los pueblos de Coatlinchán, en San Mateo; Santa María Tulantongo, en el barrio de San Sebastián Chimalpa, Huexotla y en el cerro de Tetzcotzinco.

Actualmente, se cuenta con 2 mil piezas y fragmentos, y se espera que se amplié, pues continúan los trabajos de salvamento.

De los hallazgos, el más antiguo es una figurilla que encontraron en el cerro de Tetzcotzingo que data del año 800 antes de Cristo del periodo preclásico.

También hay materiales del periodo clásico de la época teotihuacana de 200 a 650 después de Cristo; de toda la época de surgimiento y apogeo de desarrollo de la cultura Colhua de 1200 a 1521 antes de la llegada de los conquistadores españoles.

Pérez Rico resaltó que Texcoco tuvo su época más representativa con la cultura Colhua e incluso afirmó que este municipio tenía el mismo rango que Tenochtitlán. Además de haber vestigios de la época colonial así como entierros.

Así, junto con un grupo de cinco arqueólogos, realizan el estudio y análisis del material para hacer catálogos y muestrarios de cada una de las piezas, para darlas de alta en el INAH y protegerlas.

El gobierno municipal informó que actualmente las piezas están bajo su resguardo y solicitará al INAH que los artículos se queden en Texcoco, donde proyecta crear un museo de sitio a fin de exhibir el material encontrado

Asimismo, para proteger las piezas que han sido encontradas por particulares al realizar trabajos en sus viviendas, el Instituto está solicitando registren los vestigios, los cuales pueden quedar bajo su resguardo, una vez que sean catalogados.

Es un trámite que se realiza en el Instituto, la gente puede realizar el registro de los materiales, existe la duda que les van a quitar su predio, pero no es así, quien tiene colecciones o piezas que guardaron las pueden registrarlas y puedan ser los custodios”, explicó.

SALVAMENTOS REALIZADOS

Pérez Rico informó que uno de los rescates más importantes, donde se encontró gran cantidad de restos, se realizó entre febrero y mayo de 2015, durante la construcción de la Alameda de Texcoco. Esa vez se localizaron y rescataron más de 700 figuras y restos.

Otro salvamento se realizó en el Centro Cultural Faro de Texcoco, donde arqueólogos hallaron restos de pisos asociados a la construcción de la zona arqueológica Los Melones, y materiales coloniales de los siglos XVI al XVIII.

Los restos más antiguos encontrados datan del año 600 antes de Cristo, en el poblado Coatlinchán, donde se hallaron restos de viviendas, cerámicos y líticos. También se han encontrado piezas de los años 200 al 650 después de Cristo, materiales toltecas del año 700 al 1150, del posclásico tardío y de la época colonial.

Contamos con cerámica, vasijas figurillas, piezas de obsidiana, lítica pulida, representación de deidades como Ehécatl, Tonanzin, Xochiquetzal, Tezcatlipoca o guerreros y representaciones de la muerte”, señaló el funcionario.

Excélsior

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *