Golpeadores desalojan a campesinos de Atenco y Texcoco

1-776

Un grupo de golpeadores –jóvenes la mayoría– armados con palos, piedras y tubos arremetieron contra campesinos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de Texcoco y San Salvador Atenco para desalojarlos de un plantón que instalaron desde abril pasado en los ejidos de Tocuila a fin de impedir la construcción de la autopista que conectaría con el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Ayer temprano, unos cien hombres, muchos inhalando solventes, arribaron a los ejidos de Tocuila, agredieron a los ejidatarios, tomaron el campamento y lo incineraron, al tiempo que permitían el paso de la maquinaria para las obras de la vía.

Alrededor de las 10:45 horas, los sujetos, presuntamente contratados por las constructoras Lince y Cipsa Vise –encargadas de construir la autopista– iniciaron la primera agresión. Por varios minutos golpearon y apedrearon a los campesinos del FPDT, quienes esperaban ofrecer una conferencia a medios de comunicación.

Por momentos los ejidatarios lograron replegar al grupo de golpeadores; sin embargo, éstos se reagruparon y se desató un segundo enfrentamiento. Durante casi hora y media ambos grupos se replegaron: los agresores hacia la autopista Peñón-Texcoco y los campesinos a su plantón.

Irrumpen unos 150 golpeadores

Alrededor de las 13:30 horas, el grupo de golpeadores ingresó de nuevo a los ejidos, esta vez el número rebasaba 150 personas; ocupó el campamento, lo destrozó y quemó. Mientras, los campesinos debieron huir hacia el centro del poblado para evitar ser agredidos.

Luego de estos hechos, dos trascabos y decenas de camiones de volteo ingresaron a los predios para depositar tezontle y otros materiales, y reanudaron sus trabajos de cimentación del terreno para la vía.

En la gresca, los sujetos también arremetieron contra el fotógrafo de La Jornada, Alfredo Domínguez, a quien apedrearon y despojaron de su teléfono celular para impedir que fotografiara el conflicto; también resultó golpeado este corresponsal y otro grupo de comunicadores que reporteaba en la zona.

El conflicto se inició la tarde del jueves, cuando cien sujetos del grupo de golpeadores, muchos ebrios, desmantelaron parte del campamento de los ejidatarios para dar cabida a la entrada a los trascabos. La acción la encabezó el comisario ejidal Humberto Lizalde.

Durante las disputas ninguna autoridad policiaca o de gobierno intervino para evitarlas. Sólo una patrulla de la policía estatal permaneció estacionada en la autopista Peñón-Texcoco.

El FPDT denunció que los actos violentos forman parte de la estrategia del gobierno federal para terminar con su oposición al proyecto del NAICM; además, viola el amparo número 349-2016-II otorgado por el juez noveno de distrito, Jorge Cristóbal Arrendondo Gallegos, el pasado 12 de abril.

Señalaron que incluso el amparo fue ratificado hace unos días para que los campesinos no sean privados de la posesión de sus tierras y no sean utilizadas para la construcción de la autopista que forma parte de la infraestructura aeroportuaria.

El FPDT pide apoyo

Lo que viene es una devastación para las comunidades cercanas al nuevo aeropuerto y su infraestructura, por lo que exhortamos a las organizaciones nos apoyen, porque nosotros vamos a seguir en la lucha por la defensa de nuestro territorio hasta con nuestras vidas si es necesario, expresaron los ejidatarios.

Con la autopista Pirámides- Texcoco se prevé conectar las vías rápidas México-Piramides y Peñón-Texcoco, así como el corredor México-Tuxpan con el NAICM.

Las obras de la vía se iniciaron hace casi dos años, y en septiembre de 2015 se abrió a la circulación el primer tramo de 4 kilómetros que une los municipios de Acolman y Tezoyuca; para su construcción la Federación expropió terrenos y derribó viviendas. Pero aún quedan por construirse 13 kilómetros, los cuales se prevé atraviesen los ejidos de Tocuila, San Felipe, Santa Cruz de Abajo, la Magdalena, Francisco I Madero, Atenco, Acuexcomac, y Nexquipayac.

La Jornada

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *