A la expectativa de realizarse la calle, arqueólogos de INAH avanzan en inspección del terreno de los ahuehuetes en Texcoco

Texcoco

A unos días de que la Red Ciudadana Nodo 56 solicitara a las autoridades del ayuntamiento de Texcoco un foro consultivo sobre la construcción de la calle que “suponen” destruirá vestigios arqueológicos en el terreno de los ahuehuetes, Ernesto Sánchez integrante de la Red dio a conocer que ya existe la posibilidad de realizarse dicho foro, y en breve podrían reunirse con el edil Higinio Martínez.

Sin embargo, hay que destacar que para la realización de esta obra, el ayuntamiento deberá cumplir con la normatividad en materia de vestigios arqueológicos y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) es el que emitirá un dictamen.

Andrea1-2

Para ello, desde hace unos días, el Instituto comisionó a personal del Área de Investigación y Arqueología, adscrito a la delegación INAH Estado de México, para realizar la inspección e informes correspondientes, todo a cargo del arqueólogo Gilberto Pérez Rico.

Durante una charla con los especialistas, estos revelaron a SUPREMO que ya realizan “la etapa de investigación, posteriormente será la protección técnica donde determinarán si lo que pretenden construir afecta y cómo pueden hacerlo para evitarlo o si definitivamente se restringe, pues durante la etapa legal se delimitan las zonas donde no se puede construir,” dijeron. Todo ello mediante el Proyecto de Salvamento Arqueológico Calle de Los Ahuehuetes, Texcoco.

Aunque hasta el momento desconocen cuánto tiempo más llevará la investigación, argumentaron “hay partes donde hemos rascado los 1.80 metros o más y no existe material, ha salido limpio. Empiezan a salir algunos tepalcates, pero nada de arquitectura, de momento es expandirnos y el INAH será el que dictamine”.

Al ser cuestionados sobre qué tan funcional sería descubrir los vestigios en el terreno para que la gente pudiera apreciarlos arguyeron “la mejor forma de mantenerlo y conservarlo es tapado porque una vez que se expone a todos los elementos hay que darle conservación y mantenimiento año con año, y no están fácil, se requiere de mucho presupuesto, además de que muchas partes están en adobe”.

Para aquéllos que consideran como mejor opción transformar el predio en un bosque: “no es tan bueno, pues entre más árboles más raíces, raíces que tronarían el acueducto, prueba de ello es la parte más dañada que se encontró en los ahuehuetes, precisamente por las raíces, por lo que un bosque tampoco es funcional”, dijeron.

De cara a las múltiples propuestas sobre el futuro del predio señalaron que los habitantes y tal vez los dueños son los que deben gestionarlo, “algunas personas nos han cuestionado del porqué de una calle, pero nosotros no somos de Desarrollo Urbano, sólo venimos para revisar que no se vayan a afectar los vestigios que ya existen; el INAH tiene hasta el momento la solicitud para ver un drenaje y para urbanizar una calle.”

Con respecto a los servicios públicos expusieron que ellos sólo están por la el rescate y supervisión, asimismo invitan los habitantes de Texcoco, incluyendo a los quejosos para se acerquen a preguntar, pues ellos tienen la disposición de explicar por qué de sus excavaciones en la zona.

andrea3-1

Hay que recordar que hace diez años, el arqueólogo Gustavo Coronel junto con algunos especialistas del INAH, encontraron los restos de lo que fue el Jardín Botánico que el Rey Nezahualcóyotl ordenó construir en 1430, cuando gobernaba Texcoco. El terreno mide más de siete hectáreas y por mucho tiempo se plantó avena y tomate, lo que ayudó a la conservación de las piezas arqueológicas.

Periódico Supremo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *